¡Arrurrú mi niño!

Publicado por: Peque Deco En: Decoración Infantil En: Comentario: 0 Me gusta: 129

Con la llegada del bebé a casa se nos presentan multitud de dudas, muchas preguntas sobre qué es lo mejor para nuestro mayor tesoro.

Enseguida nos vemos rodeados de familiares y amigos que intentan ayudarte dándote consejos sobre cómo debemos criar a nuestros hijos ("No lo cojas en brazos que se acostumbra", "Cógelo todo lo que puedas que cuando crezcan no podrás", "Dale el pecho en exclusiva hasta los 6 meses", "Dale complemento de leche artificial que a lo mejor no tienes suficiente leche", "Déjalo que llore para que aprenda a dormir solo", "No lo dejes nunca llorar", "Practica el colecho", "No lo hagas que es peligroso", "Sácalo de la habitación de los padres antes de los 6 meses", "No lo saques hasta los 5 años",…)

Mi consejo como madre; haced lo que consideréis que es lo mejor para vosotros y vuestro bebe. Cada bebé es un mundo y será él el que os marque lo que es mejor y lo que no.

Mi hijo mayor, por ejemplo, nunca quiso brazos. Solo aguantaba en brazos el ratito de estar al pecho. Sin embargo mi niña pequeña, desde el mismo día que nació solo quería estar en los brazos.

La cantidad de veces que tuve que escuchar lo de que se acostumbraría mal a estar siempre en brazos y que cuando pesase 15kg me acordaría. Bobadas.

Mi hijo mayor siempre durmió solo en su cunita. No había que acunarlo, ni mecerlo, ni nada. Desde el primer día se dormía solito. Mi hija pequeña solo se dormía en brazos.

A ninguno de los dos les negué nunca la opción que era mejor para ellos. Y por eso tuve que escuchar cientos de veces lo de “qué bien el niño que se duerme solito” y “qué costumbre mas mala la de la niña que solo quiere brazos”.

Pero, ¿cuál es mi opinión al respecto? Pues que ha de ser el bebé y no los adultos que te rodean el que debe decidir qué es lo mejor para él.

Con mi hijo tuve la “suerte” de poder dejarlo que se durmiera solito siempre, pero a cambio no podía evitar sentir que me estaba perdiendo algo muy bonito. El disfrutar de tenerlo en mis brazos sabiendo que de mayor ya no podría hacerlo. Con mi hija perdí la libertad que proporciona dejar que duerma sola, pero a cambio recibí la satisfacción de poder acunarla y abrazarla mientras conciliaba su sueño.

No soy ni defensora ni detractora del colecho. Creo que cada bebé marca sus ritmos y hay que adaptarnos a ellos y no obligar a que sean ellos los que se adapten a los nuestros. Y lo mismo pasa con tomar la decisión de sacar al bebé del dormitorio de los padres. No hay una edad límite en la que se deba hacer (por más que muchos aconsejen que se haga a los 6 meses). Dependerá de las circunstancias de cada familia y de las necesidades de cada bebé.

Y ¿qué opinión tengo yo con respecto al método de dejar llorar al bebé para que se acostumbre a dormir solito? Pues que me parece una barbaridad (pero esto es solo una opinión personal, dejando claro que cada padre debe elegir lo que considere más oportuno).

El caso es que no conozco a ningún mamífero que duerma lejos de su mamá en sus primeros momentos de vida. No conozco a ninguna mamá mamífero que deje a sus cachorros llorando hasta que estos se duerman sin más. No. Como mamíferos que somos necesitamos de los cuidados de una mamá, necesitamos sentir su calor, su olor, su respiración…

Algunos estudios afirman que acunar al bebé, llevarlo en brazos, portarlo, abrazarlo, no dejarlo llorar… repercute de manera muy positiva en su autoestima. Ayuda a formar niños independientes, seguros, confiados.

Esta teoría podemos encontrarla en el libro El Amor Maternal de Sue Gerhardt. En él se defiende la Teoría del Apego, según la cual el apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño/a con sus cuidadores y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. Las áreas del cerebro que en el futuro serán responsables del comportamiento social, la regulación emocional, el afrontamiento al estrés se desarrollan durante los tres primeros años de vida.

Por el contrario, dejar llorar a los bebés y no cogerlos sistemáticamente puede ser una fuente de trauma e impedir que se desarrollen estas áreas cerebrales, pudiendo provocar niños más dependientes, con más dificultades de autorregulación, menos capacidades de afrontamiento a situaciones de estrés, menor seguridad en sí mismos.

Y lo mismo pasa con la decisión de sacarlos del dormitorio de los padres. No hay una edad recomendable. Se debe hacer cuando tanto el niño como los padres estén preparados para hacerlo sin que ello suponga ningún trauma para ninguna de las dos partes.

Sea como sea, mientras llega el momento de pasar al bebé a su habitación, podemos tenerlo junto a nosotros en su minicuna, o en su cuna. Y de eso sabemos mucho en Pequedeco. En la sección de cunas y minicunas podéis encontrar los más bonitos y originales diseños para el sueño de vuestro bebé. Aquí os mostramos una selección, pero en nuestra tienda online tenéis muchos más modelos.

En PequeDeco.com puedes encontrar una amplia selección de minicunas y cucos de las marcas Interbaby, Colección Rosabel y Cucosbaby. Podréis encontrarlos en la sección “muebles/minicunas” y “muebles/cucos y moisés” No os quedéis sin elegir la vuestra.

¡Un saludo de Mamideco, y que paséis una feliz semana!

Síguenos en Instagram, facebook y en nuestra tienda online www.PequeDeco.com

PequeDeco, ¡Decora su pequeño universo!

Comentarios

Deje su comentario